martes, 30 de noviembre de 2010

Indio Solari: "Tenemos un Gobierno con cojones"


Con motivo del adelanto de El perfume de la tempestad, su nuevo disco solista, Carlos "Indio" Solari estuvo en ¿Cuál es? , el programa de Mario Pergolini y, fiel a su estilo, fue contundente en sus opiniones sobre Los redondos, su popularidad y la política. A continuación, los puntos más destacados de la entrevista:

Sus fobias. "Yo soy fóbico y lo curo evitando las situaciones que me ponen desagradablemente fóbico. Por ejemplo, tengo claustrofobia, hubo momentos en que me tuve que bajar de aviones".

Su discreción. "Alguien que hace canciones me parece que no tiene mucho más que decir. Lo hago simplemente para confirmar y avisar que tengo un trabajo flotando por ahí. No soy un tipo de silencio cuando estoy con gente".

El conflicto con Skay. "Yo salgo a contestar después de dos años cosas que escucho, pero termino contestando las cosas que se dicen mientras uno está callado. Acá hay algo que no se terminó de entender, porque la jauría de críticos decían que estábamos peleados por intereses económicos. Como no hemos quedado en buenos términos, vos sabés lo que es la edición, yo estoy detrás de la custodia artística".

Los videos del show de Racing 1998. "Respecto de lo que quedó atrapado, los videos y eso... Acá no hay algo que no se terminó de entender. Se habló de intereses económicos, y sí, yo respeto mis intereses. Gracias a Dios a mí me va bien y gano bien, y que salgan videos a la luz no me jode. Lo que me jode es que no haya una buena edición".

La posible reunión de la banda. "Lo que hay detrás de todo esto es traición. La traición tiene ese poder de arruinar todo el pasado. Yo aclaro porque se dice que hay reuniones, pero no es así. No quiero alentar expectativas de reuniones posibles, es así. Semilla (Bucciarelli, ex bajista de Los Redondos) es el único que tuvo razón cuando dijo 'Si Patricio Rey nos ve a nosotros ahora, nos caga a patadas en el culo'. Y es lo último que quiero decir de este tema".

Su relación con el Gobierno. "Hablé con Aníbal Fernández, que es ricotero, y le explicaba que ví una magnitud de jóvenes involucrados que me conmovió. Eso es lo que me conmovió de su muerte [la de Néstor Kirchner], ya que no fue alguien de mi entorno íntimo. Fui defraudado de muy joven, entonces no es que tenga una ideología en particular por alguien, no tengo ese motor político. No soy un artista militante, pero respeto a quienes sí. Un artista debe tener ideales, aunque respeto a los militantes. Soy básicamente de izquierda. No creo en las ideologías, sino en las personas que puedan llegar a ejecutar esas ideas. Me gusta ver una presidenta que hable de la manera que lo hace en la ONU, y por fin tenemos un gobierno con los cojones para enfrentar a todas las corporaciones al mismo tiempo".

* http://www.rollingstone.com.ar

La Sub-representación del Conurbano en la Legislatura Provincial




Gervasio Bozzano es un joven compañero politólogo que nos ha acercado un muy trabajo sobre el problema de la sub-representación política que tiene el Conurbano Bonerense en la Legislatura Provincial.

El trabajo de Gervasio aporta algunas cuestiones muy útiles, que engrosan y complementan los post que habíamos presentado anteriormente. Pero sin dudas, el hallazgo más importante que introduce el suyo, es la tesis del "sesgo partidario".

Como habrán podido apreciar, nuestras tesis siempre giraron alrededor del "sesgo territorial" del mal porcionamiento que tiene la representación política en la Provincia de Buenos Aires.
La innovación que introduce el análisis del compañero Bozzano, es que él fue un poco más allá en el tiempo, y se tomó el trabajo de estudiar la legislación electoral de la Provincia a lo largo de los últimos setenta años.

El resultado de la investigación es la teoría del Sesgo Partidario, una conclusión contundente, que deviene de la sobrerrepresentación que tienen aquellas secciones electorales en las cuales la Unión Cívica Radical tiene una clara supremacía, la Cuarta y la Séptima, en detrimento de aquellas en las que suele ganar el peronismo (La Primera y La Tercera).


Para ayudarnos a entender el sesgo Partidario, además de la representación por habitante que está vigente (el cuadro que abre el post), Gervasio introduce un elemento muy necesario: el de la "Representación Óptima", que dejamos aquí abajo, pero que luego encontraremos en los gráficos del final.


¿Cómo se ha instrumentado este sesgo? Muy simple: a través de reformas a la ley electoral 5.656 sancionada en 1951, mediante la cual la distribución era la siguiente:

Sección Primera: 19 diputados y 9 senadores.
Sección Segunda: 7 diputados y 3 senadores.
Sección Tercera: 20 diputados y 10 senadores.
Sección Cuarta: 9 diputados y 5 senadores.
Sección Quinta: 10 diputados y 5 senadores.
Sección Sexta: 9 diputados y 5 senadores.
Sección Séptima: 4 diputados y 2 senadores.
Sección Octava o Capital: 6 diputados y 3 senadores.
Total: 84 diputados y 42 senadores.

En 1957, el Interventor de la Provincia de Buenos Aires, Emilio Augusto Boncarrere, deroga la ley 5.656 reestableciendo una ley anterior (la 5.109, que perjudicaba a las secciones Primera y Tercera), y en 1961, el Gobernador Oscar Alende impulsó una nueva ley, la 6.698, que modificó nuevamente la proporcion de legisladores, aumentando el número de diputados a 92 y el de senadores a 46, pero manteniendo la sub-representación del Gran Buenos Aires (que por las dudas aclaro, no es un invento de ahora, sino que es una subregión que comenzó a forjarse en la década del 30). Los números quedaron así:

Sección Primera: 15 diputados y 8 senadores.
Sección Segunda: 11 diputados y 5 senadores.
Sección Tercera: 18 diputados y 9 senadores.
Sección Cuarta: 14 diputados y 7 senadores.
Sección Quinta: 11 diputados y 5 senadores.
Sección Sexta: 11 diputados y 6 senadores.
Sección Séptima: 6 diputados y 3 senadores.
Sección Octava o Capital: 6 diputados y 3 senadores.
Total: 92 diputados y 46 senadores.


¿Qué llevó al Dr. Oscar Alende a introducir esta modificación tan perversa? Suponemos que el convencimiento de un probable triunfo en las elecciones que tendrían lugar unos meses después, en marzo del año siguiente, cuando la UCRI (el Partido de Alende y Frondizi) enfrentaría por primera vez en elecciones libres a un peronismo no proscripto (algo que como todos sabemos, finalmente no ocurrió).
Lo cierto es que después de votada la modificación a la Ley electoral, el peronismo bonarense nunca pudo (quiso o supo) reunir la fuerza necesaria como para poner las cosas en su lugar.

A continuación, vamos a ver dos cuadros, en los cuáles queda demostrada cuál sería la representación de cada una de las Secciones Electorales, con una y otra ley, utilizando como base el padrón electoral actual.

(clic sobre los cuadros para ver mejor)
En la distribución de los senadores las conclusiones serán las mismas:

(clic sobre los cuadros para ver mejor)

Con estos números, el compañero Bozzano termina su análisis sosteniendo que, a pesar de los triunfos electorales en la Provincia, la frecuente supremacía del peronismo en la Legislatura Provincial "resulta de la fragmentación que sufre la oposición, y no por una conveniente ingeniería electoral, sino más bien pese a ella".
 
* http://conurbanos.blogspot.com

lunes, 29 de noviembre de 2010

NO ES LO MISMO: Respuesta de Hugo Chavez a Alejandro Sanz


El cantante español Alejandro Sanz pidió permiso al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para cantar en el país.En el mensaje publicado en la página de Twitter de Sanz, el cantante le expresa al presidente su deseo de cerrar su gira de concierto en el país pero además le dice que tiene que haber un compromiso de su parte."Presidente Chávez, quiero ir a cantar a su país. ¿Me lo permite? ¿Me da su palabra de que no le pasara nada ni a mi publico ni a mi gente ni a la empresa ni a mi? Si usted me da permiso y nos da su palabra de que nada va a pasar yo cierro mi gira en Venezuela. Usted tiene la palabra"
 
RESPUESTA:
Señor Alejandro: sabe usted lo que significa ser esclavo sin cadena… Esclavo sin cadenas, es simplemente continuar siendo esclavos sin cargar los grilletes… ¿Porque razón no te has preguntado todavía, del por qué Venezuela es atacada con artillería pesada solamente por las potencias occidentales?

¿O será que formas parte de ellos y te haces el distraído?

Infórmate amigo mío, y pregúntate porque Colombia es considerada una de las naciones donde existe mas desigualdad por culpa de gobiernos que solo mandan para unos pocos y las riquezas son distribuidas para unos privilegiados; mientras Venezuela es reconocida como el primer país de la región en cuando a bajar la pobreza extrema, de manera drástica en el gobierno de Chávez Frías.

¿No te llamó nunca la atención que después que nuestro país se volcó a la izquierda, automáticamente se comenzaron a unir la mayoría de los pueblos de América Latina, en una clara señal de lo que querían los pueblos?…

¿Pides permiso para venir a cantar?

¿No te da vergüenza decir eso?

¿En un país democrático donde cualquier persona puede decir lo que se le venga en gana y no como te cuentan?

Te diré algo: La mayoría de los latinoamericanos que levantaban su voz por intermedio del canto, en señal de protesta por las infinitas injusticias que sufrían sus pueblos por culpa de dictaduras asesinas de derecha…Nunca pidieron permiso para arriesgar su vida en nombre de los miserables, y en esos
tiempos si que arriesgaban el pellejo…

Alguna vez te dignaste escuchar alguna prosa convertida en canción de Don Atahualpa Yupanqui…

¡Si!, aquel que lo llamaban el padre de la canción folclórica latinoamericana…

La dictadura fascista argentina lo persiguió y tuvo que asilarse en Europa, por si no lo sabes el mismo que en París compartió escenario con alguien llamada Edith Piaf…

Nunca te contaron del cantautor Víctor Jara, que la dictadura chilena de Pinochet, le corto las manos para que no volviera jamás a tocar su guitarra acompañado su canto y no conformes con ello, lo acribillaron indefenso en el Estadio de futbol de Santiago…

Seguramente conociste a Mercedes Sosa,
“la negra del Sur” como la llamaban todos los pueblos latinoamericanos…

Si no la conociste, te invito que te metas en Youtube y la escuches cantando: “Solo le pido a Dios” y después me cuentas…

A esta cantautora pueblo, cantando en la ciudad de La Plata en el año 79 la dictadura fascista la detuvo a ella y a todos los que
osaron ir a verla cantar. También tuvo que exiliarse en Europa en Paris y Madrid, para que no la mataran…

Leíste alguna vez a Mario Benedetti el que nos decía que “El Sur también existe”, al igual que su compatriota Alfredo Zitarrosa aquel del “Violín de Becho”…

Ellos también se vieron obligados a exiliarse en Europa
por amenazas de muerte…

A León Gieco, un general le puso una pistola en la cien, diciéndole:”La próxima vez que vengas a cantar a la universidad de Luján y cantes esa canción te voy a pegar un tiro en la cabeza”, refiriéndose a “Hombres de Hierro”…

Guaraní se tuvo que marchar también al igual que la Nacha Guevara, que
le colocaron una bomba en un teatro mientras cantaba, los fascistas argentinos…

¡¡Si hasta el tango Cambalache lo prohibieron en las emisoras de radio la dictadura argentina!!… Y NUESTRO INIGUALADO CANTAUTOR ALÍ PRIMERA, QUIEN FUÉ VETADO TODA SU VIDA EN LOS MEDIOS VENEZOLANOS.
 
¡¡Anímate!!...Y escribe una canción, de las miserias del mundo…

Háblanos de los olvidados de Haití, de los miles y miles de muertos en Irak, de los de Afganistán, de la hambruna del África, de la desnutrición en la América pobre, de la desigualdad abismal existente entre ricos y pobres, de las interminables mujeres asesinadas en ciudad Juárez, de los niños obligados a trabajar robándoseles lo único que vale la pena vivir en esta loca vida, “su niñez”…

Infórmate, escribe, no vengas solo a cantar…y a hacer un show mediático, se honesto, no engañes a tus seguidores.


Recorre las villas miserias de pueblos que claman por igualdades, las favelas de los sin techo…los 40 millones de pobres en USA, hoy convertidos en 50 millones de excluidos.
Y después me cuentas, si todavía te quedan fuerzas de criticar a Chávez…
 
 
*Comisión Asuntos Internacionales de Carta Abierta
http://groups.google.com/group/asuntos-internacionales-ca?hl=es.
 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

La Presidenta, el anuncio, los jubilados y el trueque: Veranos Neoliberales*


Todavía estaba mi abuela y el calor húmedo y pegajoso del verano atávico de Entre Rios no daba respiro. Trabajar en construcción es bien sacrificado: las espaldas cargan kilos y años de sol que cincelan los músculos pero que, a la vez, resquebrajan voluntades. Pero, en ese verano húmedo y pegajoso como todos los veranos entrerrianos, el trabajo era una entelequia; un deseo casi utópico: despertarse a las 6 AM con 30º para volverse a las 16 con 40º se extrañaba como se extrañan las buenas noches de cerveza y sexo casual y madrugadas espesas entre sábanas baratas mojadas.
Hasta los Federales, la cuasi moneda de Entre Rios, eran escasos en esa casa grande en la esquina de Henry y Artigas. Los Federales, papeles con los que los dueños de la ciudad hicieron negocios inmejorables: ponele que un Federal te lo tomaban a 0,75 centavos. Ellos después los cambiaban 1 a 1. En la voz de un ex Presidente interino sonaría algo como "El que tenía federales, recibirá pesos, si es pobre; el que tenía federales, recibirá pesos en igual proporción, si es poderoso."

Heraldo siempre tenía 3 federales. Ni uno más. Ni uno menos. Comía milanesas de soja todos los días Heraldo, o alguna tarta de boga cuando el padre pescaba algo. El padre de Heraldo había sido un empleado estatal pero en ese momento vivía del tráfico ilegal en escala insignificante: viajaba a la triple frontera y traía 100 pesos en mercadería (ropa) y luego la vendía en CdelU. Heraldo había sido un proyecto de excelente futbolista. Jugó en la inferiores de Ferro, cuando Ferro todavía conservaba algo de lo que lo había convertido en un club modelo en la década del ochenta: vivía en un departamento con 4 pibes más; un depto. que pagaba el representante de Heraldo que, obvio, era el representante de los otros tres. Pero se volvió a Entre Rios Heraldo, y se dedicó a otras cosas. 
Empezó a fumar cuando decidimos que salir en CdelU no era para nosotros: para ir a los boliches más copados no nos daba la plata o no nos sentíamos parte o no se que mierda era, pero empezamos a ir a Villa Elisa. Villas Elisa es un pueblito de gringos; en realidad, es una colonia de alemanes que viven del campo. Por lo tanto, había pendejas que se partían de buenas y que no representaban una vara tan alta como las chetas de CdelU. Por eso íbamos: por las pibas, porque tenían un boliche que estaba bueno y porque, en Villa Elisa, un pibe de CdelU era como un porteño en el interior: un ganador. Al menos, esa era la postura. Por eso, un día, nos corrieron a los palazos los gringos. Nos cagaron a piedrazos el micro desvencijado en el que íbamos por 2 pesos ó 3 federales. Nos escoltó la policía. No volvimos más. La cuestión es que ahí fue cuando Heraldo empezó a fumar, en el viaje interminable de CdelU a Villa Elisa: para hacer esos 50 kilómetros el colectivo hecho mierda, sin luces (tener en cuenta que iba por un camino alternativo, de tierra, porque no tenía habilitación y, de paso, para juntar gente en los pueblos que quedaban en el camino) tardaba 2 horas y media. Tiempo suficiente para el Fernola, el champán cordobés, para el tinto con fanta, para el faso. Ahí empezó Heraldo... y terminó su carrera que nunca empezó.

Heraldo es, para mí, la imagen más vívida del trueque y de esos 2 veranos deplorables que marcaron algo muy profundo en mucho de nosotros. Creo que era la certeza fulminante de no reconocerse, el dolor de ya no ser: ya no ser clase media; no tener asegurada las 4 comidas diarias; no saber que había en el futuro, salvo incertidumbre; salir del secundario y verse anquilosado en una ciudad que no ofrecía posibilidades; ver como tu casa, la que había construido tu abuelo, se iba arrumbando porque no había un Federal para mantenerla. El trueque: preparar una pizzas caseras, juntando la plata necesaria con otro familia, para ir al club Rivadavia para canjearlas por algún elemento de primera necesidad que hacía falta. El trueque, extrapolar una situación que se remonta a épocas en que la civilización comenzaba a tener necesidades para traerla a esta (esa, esos veranos atávicos pero diferentes de CdelU) donde las necesidades eran apremiantes, desacopladas de la época histórica...o mejor: inmanentes a una época a punto de estallar.

Hoy, aquello me despierta nostalgia: loco ¿no? En aquel tiempo, hubiese dado mi vida por ver futuro; por ver, como si fuera un maping 3D proyectado en el frente de mi casa, algo bueno en los años que iban a venir. Hoy pienso a aquellos días como una experiencia necesaria, mientras veo a la Presidenta anunciar que los jubilados (mi abuela ya no está, mi abuelo ya no estaba desde antes, no vivió para ver el derrumbe del neoliberalismo salvaje contra el que puteaba) van a cobrar, en diciembre, un bono de 500 pesos para pasar mejor las Fiestas. Ese anuncio me dispara hacia atrás: jamás hubiese pensado que, en esos veranos atávicos pero diferentes de CdelU, saber que 4 millones de tipos y tipas iban a recibir 500 mangos y yo NO, me hubiese puesto tan contento.
 * Extractado del Blog "La Otra Cara del Patacón"
   http://laotracaradelpatacon.blogspot.com

martes, 23 de noviembre de 2010

El legado de Néstor a la Juventud



Dos informes que reflejan el profundo cambio que generó en la Juventud Argentina la implementación de políticas nacionales y de carácter popular con firmeza en las convicciones. En un momento en que los grandes monopolios de medios estigmatizaban a los jóvenes con la banalidad y el desconcierto, su irrupción en un nuevo escenario los vuelve a descolacar.

Es un humilde homenaje no sólo a Néstor, sino a todos los jóvenes, quienes a partir de su muerte vuelven a soñar con una Argentina Socialmente Justa, Económicamente Libre y Politicamente Soberana.


Ejemplo e imagen de Kirchner marca a la juventud argentina
Cargado por teleSUR_tv. - Mira las noticias más recientes en video.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Un venturoso gestor de desacuerdos *


El peronismo ha sido muchas veces actor principal de acuerdos y concertaciones políticas. Hay, por otra parte, un arsenal de pensamientos burgueses que garantizan la conveniencia de buscar coincidencias.

Algunos llegan a decir que en realidad, todos deseamos lo mismo y que discrepamos acerca de las metodologías.


Se ha llegado a sostener que las ideologías habían muerto y que bastaba con elegir buenos administradores para que gobernaran.

Todo esto viene acompañado con un continuo elogio de las buenas maneras en las discusiones políticas y aún en los conflictos sociales.

A cada momento se nos propone a nuestra admiración la conducta de príncipes sonrientes o de antagonistas que se dispensan elogios mutuos durante las negociaciones.

Estas escasas palabras servirán primero para saludar todas estas ideas que acabo de exponer.

¿Quién soy yo para no ovacionarlas de pie? Pero también, y como humilde despacho en disidencia, propongo un tímido elogio del desacuerdo, de la bifurcación, de la heterodoxia, de la herejía.

Después de todo, las revoluciones surgen sólo de desacuerdos: el hombre es un mono disidente.

Me permito entonces, subrayar la acción política de Néstor Kirchner como venturoso gestor de desacuerdos. El se atrevió a recorrer caminos que nadie se atrevía a transitar y que parecían alejarse de las concurridas avenidas centrales que recomendaban los poderosos del mundo global. Y se metió por unas calles ya olvidadas cuyos nombres sólo se pronunciaban en los foros estudiantiles, en las reuniones de soñadores y en rincones que siempre estaban alejados del poder político.

Esas calles de desacuerdo ahora pueden reconocerse: una conduce al crecimiento del mercado interno... Otra al control del comercio exterior... Está bien el boulevard de la intervención del Estado o la esquina de la ley de medios, la plaza de la asignación por hijo y los veredones del desendeudamiento. Algunas de estas calles habían sido recorridas por otro señor en 1946.

Cuando alguien del poder político se atreve a caminar estos senderos termina por llegar a un distrito donde el poder político no está en el mismo lugar que el poder económico. Y la bifurcación se produce y son inevitables los ataques de las corporaciones y de los poderosos que tratarán de conseguir el regreso de los gobernantes tránsfugas hacia las avenidas iluminadas de sus intereses.

Hace muchos años hubo por televisión un debate entre el doctor Teodoro Bronzini, líder socialista e intendente de Mar del Plata, y el doctor Becar Varela que militaba en el partido que entonces tenía al menos el coraje de admitirse como conservador.

Fue una conversación muy amable y el moderador se sorprendió al fin del programa de que hubieran coincidido en tantas cosas. En realidad, no era sorprendente, ambos políticos formaban parte de una visión liberal del mundo y eran funcionales a los intereses de las corporaciones. ¿Cómo no van a ser amables si en el fondo pensaban lo mismo? Néstor Kirchner no les parecía amable a las corporaciones. En verdad, ningún otro presidente salvo aquel otro señor de 1946, les pareció tan desagradable. Y lo atacaron como a nadie ¿Por qué? No porque Kirchner tuviese mal carácter y fuera confrontativo como quien es cascarrabias.

No se trataba de una cuestión de carácter: este tipo había tocado sus intereses. Y fue el único que lo hizo. Todos los demás parecían aceptables en algún momento porque también en algún momento eran funcionales a los intereses del poder económico.

Y eso es todo lo que quería decir, a veces no hay más remedio que disentir, que persistir en el desacuerdo. Hoy casi por única vez en nuestra historia, el poder político no está donde está el poder económico.

Y este hombre que ahora se ha ido produjo un último acto de `insujeción`. Su muerte encendió la luz, y como en un refusilo vimos algo que la cerrazón de los medios había ocultado en la oscuridad: las calles laterales, las que no recomendaban los poderosos, estaban llenas de gente.

* Alejandro Dolina



sábado, 20 de noviembre de 2010

Homenaje de fotógrafos a Néstor

Sentido homenaje del colectivo de fotógrafos "La Rebelada" a Nestor Kirchner con una serie de fotografías mostrando diferentes momentos de sus últimos años de vida.

viernes, 19 de noviembre de 2010

20 de Noviembre de 1845. Civilización y barbarie*


"La civilización llegaba en barcos guerreros cargada de pólvora y muerte.

Estaban prolijamente vestidos de odio y sin las muchachas que en el horizonte suavizan la ternura.

Era la nefasta cultura de apropiarse del trabajo de los otros.

Imperialismo anglo-francés.

Llegaban con la idea de saquearnos y estaban tan seguros que lo habían planificado.

Y Don Juan Manuel del que se enamoraban las señoras resiste con el pueblo.

Pone cadenas al río y las montoneras bárbaras a fusiles y trabucos le inflingen la derrota.

Pasión, fusil y trabuco para la humillación enemiga con fecha y domicilio.

Veinte de noviembre en la Vuelta de Obligado y el pueblo de la patria no lo ha olvidado es parte de su rica historia son los alientos de su resistencia.

La guerra imperial prosigue El Pueblo, responde como puede Nadie, ni nada agotarán sus emblemas.

Seguimos siendo la estirpe de lo nacional con su delicado linaje esa lujuria encantada la manera del valor popular para quebrantar al imperio.

Los anglo-franceses supieron la lección aunque no cesaron por otros medios de encontrar el camino al saqueo".


* Alfredo Carlino (Poeta y periodista Peronista) 


 

Gaucho Rivero, héroe en Malvinas y en la Vuelta de Obligado

"El ser gaucho es un delito" cantaba en su inmortal poema Martín Fierro: "Siempre pobre y perseguido ...como si juera maldito porque el ser gaucho, carajo! el ser gaucho es un delito".

De esa forma José Hernández nuestro máximo poeta, expresó el drama de los gauchos que quisieron ser libres "como el pájaro del cielo" y se debieron enfrentar con quienes los consideraron bandoleros.

"Le llaman gaucho mamao si lo pillan divertido, si uno aguanta, es gaucho bruto, si no aguanta es gaucho malo ¡Déle azote, déle palo! porque es lo que él necesita de todo el que nació gaucho esta es la suerte maldita”.

A esa estirpe de gauchos perteneció Antonio Rivero, nacido junto a la Patria en los pagos de Montiel (Entre Ríos), patriota como el que más y federal (por más datos). Fue un héroe nacional que pocos reconocieron, pero otro entrerriano cabal, el poeta gauchesco "Popo" Prósper o Chávez (1929-1979) supo cantarle: "¡Ah! gaucho Antonio Rivero que a bolas te abriste cancha, y en eso de hacer pata ancha no mesquinastes el cuero".

Arisqueándole tal vez a la triste suerte de los gauchos, Antonio Rivero se hizo a la mar guiado por la Cruz del Sur y terminó conchabándose de esquilador de ovinos en nuestras Islas Malvinas en tiempos que las administraban los gobernadores designados en Buenos Aires por Manuel Rodríguez y Juan Manuel de Rosas: Luis Vernet y Esteban Mestivier.

"¡Ah! gaucho Antonio Rivero, que en esos pagos tan fríos, se te agrandó el Entre Ríos y el coraje montielero".

Pero un aciago 2 de enero de 1833 llegó a esas latitudes el comandante Onslow, de la fuertemente armada corbeta inglesa "Clio" y realizó el ultimátum de arriar la bandera argentina, procediendo a izar la británica, designándose gobernador: tenía ordenes de S.M.

Británica de ocupar el archipiélago y someterlo al poder inglés.

Una vez concluida su tarea Onslow dejó como gobernador al despensero Dickson y el 14 de enero de 1833 zarpó hacia nuevos destinos de su misión pirata. Fue entonces cuando Antonio Rivero comenzó su labor de convencer a otro puñado de gauchos esquiladores para restablecer el pabellón argentino.

El 26 de agosto de ese mismo año el grupo de gauchos comandados por Rivero, tomó por asalto casas de Puerto Soledad y algunas embarcaciones inglesas. A lo gaucho ejecutaron a todos los que cumplían ordenes británicas.

"¡Pucha! q` les quedó fiero que un gaucho con siete más, con alas de libertad, de esas que empluma mi tierra, le declarara la guerra, por su cuenta y nada más".

Antonio Rivero y sus gauchos tuvieron el gobierno de las Malvinas, arriando el pabellón inglés e izando la bandera argentina, hasta el 7 de enero de 1834 en que fueron reducidos por efectivos armados de la fragata inglesa "Challenger" comandada por el Capitán Seymour. Rivero y los suyos fueron embarcados para someterlos a juicio.

"Y no me extraña esa hombrada cumpliendo sus pareceres, que al fin en esos deberes de su indómita gauchada, en tan desigual patriada con su apotrada hidalguía, ta` toda la tierra mía quisquíllosa y corajuda, porque parió bien sin dudar la yegua e` la entrerrianía".

La crónica y periodismo inglés los consideró "bandoleros", "asesinos", "delincuentes".

Primero se les hizo un proceso en el buque "Spartiate", de la estación naval británica en América del Sur. Fue tan inicuo que el almirante inglés no se atrevió a convalidarlo y prefirió desprenderse del asunto desembarcando a Rivero y los suyos en Montevideo.

"Ahijuna ... acostumbrao a quedarse con lo ajeno, y Rivero que era güeno pa` tirarle a los venao, tres barcos le había boleao en insólito abordaje, y en aquel frío paraje de la querida Argentina, no había libras de esterlina para comprar su coraje".

La cosa es que poco después Antonio Rivero fue dado de alta en el ejército de Buenos Aires por el gobernador Juan Manuel de Rosas y allí prestó nuevos servicios hasta que, como lo comprobara el historiador José María Rosa, murió en su ley de gaucho patriota, al pie de una batería argentina peleando contra los ingleses el 20 de noviembre de 1845 en la Vuelta de Obligado.

Algunos "historiadores" , a pesar de la heroica y esforzada vida de Antonio Rivero, prefirieron mezquinarle honores diciendo que fue un gaucho pendenciero porque se basaron en las crónicas británicas sobre la sublevación de Malvinas.

Hasta la Academia Nacional de Historia en un dictamen dado en Buenos Aires 19 de abril de 1966 con la firma de los académicos Ricardo R. Caillet-Bois y Humberto F. Burzio sostuvo que "los antecedentes documentales hasta ahora conocidos, no son nada favorables para otorgar a Rivero títulos que justifiquen un homenaje".Como cantó Martín Fierro:..."el ser gaucho, carajo!/ el ser gaucho es un delito".

Mañana en el Día de la Soberanía, se cumplen 161 años del fallecimiento en acto de servicio de este gaucho que defendió la bandera argentina en Malvinas y la Vuelta de Obligado. Queremos homenajear su memoria repitiendo los versos de Próspero Chávez: "El filo e` tu caronero es una luz que ilumina: debe ser llama argentina pal` q` se sienta servíl, y alumbre con su candil el derecho a las Malvinas".
 

El Sable de San Martín


Cuando el Libertador don José de San Martín se enteró del bloqueo a los puertos de la Confederación, inmediatamente le escribió a Juan Manuel de Rosas ofreciendo sus servicios de militar, y cuando tuvo noticias de los acontecimientos de Obligado, realizó otro tanto con el General Guido inmortalizando la frase: "que los Argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca".

En marzo de 1849, Rosas contestó una carta al Libertador en los siguientes términos: "Nada he tenido más a pecho en este grave y delicado asunto de la intervención, que salvar el honor y dignidad de las repúblicas del Plata, y cuando más fuertes eran los enemigos que se presentaban a combatirlas, mayor ha sido mi decisión y constancia para preservar ilesos aquellos queridos ídolos de todo americano.

Usted nos ha dejado el ejemplo de lo que vale esa decisión y no he hecho más que imitarlo. Todos mis esfuerzos siempre serán dirigidos a sellar las diferencias existentes con los poderes interventores de un modo tal que, nuestra honra y la independencia de estos países, como de la América toda, queden enteramente salvos e incólumes".

San Martín, antes de fallecer en 1850, determinó como una de sus últimas voluntades que: "El sable, que me ha acompañado en toda la guerra de la Independencia de la América de Sur, le será entregado al general de la República Argentina, don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarnos".

martes, 16 de noviembre de 2010

17 de Noviembre, Día del Militante Peronista


Serás Justicialista

Si puedes comprender lo que tienes de humano
Y en cada ser encuentras el alma de un hermano
si solidario eres frete al dolor ajeno
y buscas en tu pecho crezca todo lo bueno
si corres presurozo para aliviar un mal
y eres un legionario de la ayuda social
si el cruce en que se hallan los dispersos caminos
mirando hacia el futuro, ves un sólo destino
e ignoras las distancias y salvas las fronteras
para llegar de prisa donde un dolor te espera
si ves en cada hermano de America Latina
una esperanza cierta de un mundo que ilumina
un porvenir cercano la nueva humanidad
y le tindes la mano cálida y generosa
con la intangible fuerza de la fraternidad
si quieres a tu patria con fe y con idealismo
y repudias a aquellos hijos del servilismo
que quisieron rendirla ante el ojo extranjero
te sentirás que eres un patriota sincero
si apoyas al obrero en sus nobles conquistas
y al desvalido ayudas en tu emancipación
entonces en la vida serás Justicialista
y serás un soldado del General Peron.

Autora: Zoe Martinez

El Indio Solari no tiene quien lo explique*


Ahí, arriba, está el mito. Cantando cada vez mejor, como todo mito. Abajo, están las 80, 100 mil personas que viajaron desde cualquier lugar del país para verlo, como siempre desde hace más de veinte años. Mezcla rara de espectáculo con entradas a casi 30 dólares y parafernalia de “show internacional”, fiesta popular inexplicable y estética plebeya nunca del todo digerida por el establishment cultural y comercial del país.

“Esto no tiene explicación”, señaló el Indio en sus pocas intervenciones. Ningún otro artista argentina genera lo que este hombre: a pesar de su escasa exposición pública y/o mediática y de esporádicas presentaciones sin publicidad, se las arregla para ser cada vez más convocante. ¿Puede explicarse? Dejando de lado las obvias cualidades artísticas del Indio y los Fundamentalistas de Aire Acondicionado, apuntaremos algunas reflexiones ad-hoc.

- Lo que te debo como ilusión: el público que tomó por asalto Tandil es heterogéneo, policlasista y atraviesa varias generaciones. Desde chicos de 18 años, hasta jóvenes que ya buscan los 40; tipos provenientes de las barriadas más pobres de Berazategui y otros que llegaron en autos último modelo y que se alojaron en hoteles cuatro estrellas. Sin abusar de Ernesto Laclau, podríamos observar un Indio populista, polisémico, que funciona como “significante vacío” interpelando a amplias y variadas demandas, deseos y universos ideológicos. Laclau incluye, y vaya si se vio el sábado, al elemento emocional como puente necesario entre sentidos y demandas.

- Ladren lo que ladren los demás: No aceptamos la imagen de un Indio Solari antisistema. Miente esa definición, aunque debemos reconocer en el artista una trayectoria y una estética que nunca se han llevado del todo bien con lo que podríamos denominar el establishment cultural argentino. Nuestros intelectuales le desconfían por rockero y por buena parte de sus seguidores: hasta hace poco ese desprecio se expresaba en una pregunta cruel: “¿creés que esos chicos entienden tus canciones?”. Con los suplementos culturales y los periodistas de rock pasa algo similar: incomoda este hombre que prácticamente no da entrevistas, que no adelanta primicias de conciertos o discos, y que ha mantenido, con bastante elegancia, su autonomía respecto de grandes estudios y lógicas comerciales (en buena medida, los financistas de esos mismos suplementos).

- Tics de la revolución: después de los 80 y sobre todo en los 90, el rock se volvió un rasgo identitario de la juventud. La “crisis de las representaciones” tradicionales obligaba a la emergencia de nuevas. En ese contexto se consolidó el rock, con larga trayectoria en el país desde los 70. Con un discurso contestatario, ocupó para los jóvenes el lugar de “la política”: como identidad, ideología y lugar de pertenencia. El rock se opuso a la política, en una mirada que se acentuó en las últimas décadas (habría que ver qué pasa con el kirchnerismo) pero que ya estaba presente en sus orígenes, aunque en otro contexto socioeconómico del país y ligado a otros discursos (revolución cultural, mayo francés, pacificismo, etc.).

- El Discépolo de nuestra generación: de esa manera lo llamó su amigo Andrés Calamaro. Enrique Santos Discépolo describió las virtudes y miserias de la Argentina de primera mitad del siglo XX. Su universo estético fue el del tango. Solari es un sesentista, formado en el espíritu del 68 parisino, que en simultáneo devoró a todos los escritores malditos (rusos, franceses y norteamericanos). Su estética rock se ocupó del derrotero de tantas generaciones pos Estado de Bienestar: opresión dictatorial, desilusión alfonsinista, bohemia ochentosa (consumo de cocaína incluido), exclusión y violencia neoliberales, represión policial, frivolidad menemista. El Indio configuró, a puro rockanrol, una estética plebeya, de los marginados y los invisibles. Fue el único que describió el infierno humillante en las cárceles argentinas. Vaya paradoja: el mismo Carlos Solari que soñó cuando joven con el final del capitalismo social, fue el mismo que se ocupó como artista de narrar a los expulsados y ninguneados luego de ese debacle.

El cronista no pretende clausurar la discusión, abandona la enumeración. Coincide con el propio Indio en eso de que “esto no tiene explicación”. O mejor: no tiene una que lo satisfaga del todo. Lo que sí lo deja satisfecho (se corrige: feliz) es haber sido compañero de emociones de esas miles de personas que disfrutaron, una vez más, que ese mito está más vivo que nunca.
 
* Lic. Enrique de la Calle


  

lunes, 15 de noviembre de 2010

El hombre que venía


El politólogo Nicolás Casullo escribió esta nota en mayo de 2002, un año antes de que Néstor Kirchner llegara a la presidencia y antes incluso de que fuera realmente un candidato. El notable texto pinta el personaje que el gobernador patagónico podría llegar a ser y en muchos aspectos realmente fue.

Néstor Kirchner representa la nueva versión de un espacio tan legendario y trágico como equívoco en la Argentina: la izquierda peronista. En su rostro anguloso, en su aire desorientado como si hubiese olvidado algo en la mesa del bar, Kirchner busca resucitar esa izquierda sobre la castigada piel de un peronismo casi concluido después del saqueo ideológico, cultural y ético menemista. Convocatoria kirchneriana por lo tanto a los espíritus errantes de una vieja ala progresista que hace mucho tiempo pensaba hazañas nacionales y populares de corte mayor.

Revolotean escuálidos los fantasmas de antiguas Evitas, CGT Framinista, caños de la resistencia, Ongaro, la gloriosa JP, la Tendencia, los comandos de la liberación, ahora sólo eso, voces en la casa vacía. Por eso un Néstor Kirchner patagónico, atildado en su impermeable, con algo de abogado bacán casado con la más linda del pueblo, debe lidiar con la peor (que no es ella, inteligente, dura, a veces simpática) sino recomponer, actualizar y modernizar el recuerdo de un protagonismo de la izquierda peronista que en los ’70 se llenó de calles, revoluciones, fe en el General, pero también de violencia, sangre, pólvora, desatinos y muertes a raudales, y de la cual el propio justicialismo en todas sus instancias hegemónicas desde el ’76 en adelante, renegó, olvidó y dijo no conocer en los careos historiográficos. De ahí que en las nuevas generaciones de jóvenes de los últimos 20 años, las crecidas entre Luder y Menem, aquel “peronismo de izquierda” no dejó datos ni rastros: las nuevas generaciones medias no alcanzan a descifrar ese rótulo como algo digno de ser pensado. Por eso, como espacio histórico dramático y fallido, lo de Kirchner tiene el signo de la nobleza, del respeto a una generación vilipendiada con el mote de puro guerrillerismo. Es fiel a una memoria fuerte del país que ningún peronista “referente” se animó a aludir en la nueva democracia, y también signo de aquellos fatalismos. Larga es la lista de enemigos internos y externos de esa izquierda nacional en el movimiento desde 1953 hasta hoy: los “cobardes, entreguistas, traidores, claudicantes, negociadores, burócratas, mariscales de la derrota, antipueblo” y finalmente esa extraña y exitosa ecuación de modernización y renovación justicialista que desembocó en el menemismo-liberal que enamoró a todos los poderes reales en la Argentina. Lista de defecciones tan eterna y concreta que casi terminó siendo, desde 1955, la historia real del peronismo. La de sus defecciones.

En esa temeraria pelea está inscripto hoy el santacruceño. Según muchos, Kirchner asume la responsabilidad de una pieza semiarqueológica: los militantes peronistas “setenteros”, ahora cincuentones, quienes viven la biografía del movimiento del ’45 como sentados en una estación abandonada y ventosa muy al sur del país por donde volver a pasar, aunque todavía no se note, ni se crea, ni se oiga, aquel verdadero tren de la historia que algún día podrá llenar de humo purificador la patria.

Sentados en el andén vacío y destartalado, como a una hora señalada, los del grupo toman mate, hacen muñequitos de madera con las navajas, parrillan corderitos en la estación sin nadie, miran de soslayo por si se acerca alguien, y achican los ojos cada tanto con las manos de visera en pos de un imaginario punto negro, lejano, que se vaya agrandando sobre las vías con su silbato anunciador. La cuestión es no dar demasiados datos de esa espera. Por eso Kirchner habla rápido, a veces medio desprolijo, o deambula confusamente entre cámaras de noticiero tratando de coincidir con la memoria de los mártires, con el subsuelo del tercer cordón ex industrial, o con una histérica cacerolera de Belgrano R. Porque en realidad está diciendo algo difícil, complejo, discutible, pero a lo mejor por eso profundamente cierto en cuanto a por cuál sendero se sale realmente de este entuerto, donde el país se desbarranca por la ladera, perdida toda idea de sí mismo, toda imagen nacional.

Es posible que no sea candidato, o mejor dicho que no le alcance el envión entre los sueños solapados del presidente Duhalde, las encuestas optimistas de De la Sota, la coincidencia de los poderes con Reutemann, las infinitas “re-reelecciones” de Menem, el caradurismo simpático de Rodríguez Saá. Desgarbado, lungo, de palabra directa, está último en esa lista, cuando cada tanto viene del sur para exigir elecciones ya. Para decir que va por adentro o va por afuera pero no va a entrar en ninguna trenza. Lo converso con mis amigos y el 80 por ciento no lo ubica, lo semitienen en algún rincón de las imágenes del consciente pero no del todo. Les digo que es el fantasma de la tendencia que vuelve volando sobre los techos y sonríen como si les hablase de una película que no se va a estrenar nunca porque falta pagar el master.

Si rompe con el peronismo corre el eterno peligro de quedarse solo, ser simple izquierda, ser no “negocio”. Si se queda adentro, ya nadie sabe en qué paraje en realidad se queda: corre el peligro de no darse cuenta un día que él tampoco existe.

En ese maltrecho peronismo que vendió todas las almas por depósitos bancarios, Kirchner es otra cosa: insiste en dar cuenta de que ésta no fue toda la historia. Que hay una última narración escondida en los mares del sur.
 
 

sábado, 13 de noviembre de 2010

El Peronismo se impuso mayoritariamente en la UNLP


Luego de mucho esfuerzo, se pudo imponer una alternativa Nacional y Popular para la Univeridad Nacional de La Plata, que se expresa en la victoria contudente de las Agrupaciones "La Fuente" en Informática, "ALBA" en Bellas Artes, "La Walsh" en Periodismo, "La Tercera Posición" en Ingenieria, "Suma" en Exáctas, "Utopiá" en Humanidades y Psicologìa, sin dejar de mencionar la excelente elección por parte de los compañeros de "La Jauretche" en Humanidades y "La Lista 678" en Derecho. Se abre un nuevo panorama en la UNLP, donde el Peronismo demuestra una presencia sólo comparable con la de los primeros años de la década del 70, cuando la gloriosa JUP llegó a gobernar la Universidad. 


A unos pocos días de la desaparción fisíca de nuestro compañero Néstor Kirchenr, ver a una juventud de pie, organizada y triunfante, es el mejor testimonìo que se puede ofrecer a la memoria del compañero Néstor. La "universidad para los trabajadores" ya no es un triste eslogan de la izquierda anti popular; hoy es una realidad que se plasma en el marco de un país cada día más Justo, más Libre y más Soberano.

FELICITACIONES !!!!!

De Angelis, en un asado "festejando" la muerte de Néstor


No eran las 11 de la mañana del miércoles 27, hacía apenas una hora que la noticia de la muerte de Néstor Kirchner recorría los hogares de toda la Argentina dejando pegadas al televisor y sin creer lo que pasaba a millones de familias que esperaban al censista. En esa misma hora, en la estancia La Primavera del abogado Luis Rodríguez, en las afueras de Concepción del Uruguay, el odio había encontrado nuevamente un motivo más que importante para brindar por la muerte. En esa misma hora los celulares y las camionetas fueron el medio para que, en cuestión de minutos, se conformara un grupo de gente feliz que no pensaba que este feriado se convertiría en el mejor día del año.

Las sonrisas y los abrazos entre los amigos que compartían esa felicidad parecían sacados de una filmación casera de la noche de Navidad o Año Nuevo. Era bajar de la camioneta, mirarse a los ojos, levantar los brazos, reírse de forma incontenible y apretarse fuerte en un abrazo que los unía en una alegría que solo ellos comprendían tan bien.

La noticia de la muerte de Kirchner era el mejor regalo que tanto se habían imaginado pero que parecía tan lejano. “Ahora si que lo sacamos del gobierno a este hijo de puta!!!, celebraban. Abogados, dirigentes históricos de la Unión Cívica Radical, funcionarios de la Justicia local y Federal de esa ciudad. Todos productores agropecuarios.

Luisito, el lobbista por excelencia del grupo, como en tantas otras oportunidades volvió a ser el anfitrión. Alfredo De Angeli, el mismo que fue rescatado de gendarmería por el propio Luisito en la Hilux blanca, no lo podía creer. “Dios existe hermano, te dije que éste hijo de puta las iba a pagar”, le decía el Luis mientras lo miraba a los ojos y lo agarraba de los hombros. De Angeli, con un vaso en la mano, confirmaba devolviéndole la mirada con los ojos brillantes de incredulidad y felicidad: “El de arriba no nos podía fallar”, decía. “Che, otro brindis por los Montoneros muertos!”, gritaba el Ronco Marcó y Bonin desde el fondo del quincho donde se agregaba más asado porque seguían agregándose invitados.

“Despacito va a volver el orden, les dije que teníamos que ser pacientes, les dije o no les dije?”, se vanagloriaba el escribano Negri. “Y ahora que van a hacer?, la loca esta es pan comido”, decía el Tiqui Dieci sin poder disimular la alegría.

“Volvé Néstor, -gritaba De Angeli- te olvidaste de Cristina!”, y otra carcajada colectiva para rematar la humorada del dirigente ruralista y ambientalista acompañado de otro brindis con vino y whisky mientras se hacían las primeras brasas. Sería un día de varios asados y que terminaría muy tarde con interminables brindis de celebración por la muerte de Néstor Kirchner y el futuro que ahora aparecía mucho más claro y prometedor para todos ellos.

Eran apenas las 11 y 20 de la mañana del miércoles 27 de octubre de 2010.
 

jueves, 11 de noviembre de 2010

Sólo muere o se olvida aquello que se sustituye*


A lo largo de mi vida tuve el privilegio de presenciar y hasta protagonizar momentos y hechos que han marcado la historia de la Argentina. Tuve la oportunidad de conocer, acompañar y tratar a las más grandes figuras y protagonistas de la política nacional. En esta ocasión enumerarlas no vale la pena, porque lo que ahora me convoca es reflexionar sobre la política y el legado de un hombre que ha entregado su vida a esta vocación, que es, como solía sostener el papa Juan Pablo II, la más noble del hombre, después de la vocación religiosa.

Siempre sostuve que uno de mis mayores privilegios fue haber conocido y tratado a Eva Perón, una de las figuras más relevantes del mundo en el siglo XX, y que sigue vigente en el siglo XXI. Su paso por la historia fue tan trascendente que, a casi 60 años de su tránsito a la eternidad, nunca ha podido ser olvidada ni menos sustituida, y sigue despertando millones de pasiones en argentinos que generación tras generación han encontrado en ella a la abanderada de las causas nobles y de las entregas absolutas.

También tuve el honor de acompañar, siendo muy joven, como Ministro del Poder Ejecutivo Nacional, el segundo gobierno de Perón. Después de su caída, durante 18 años, soporté las cárceles y las persecuciones de las dictaduras. Milité en la “resistencia peronista”, fundé la renovación peronista y contribuí a conducir al peronismo, recuperar la condición política mayoritaria que hasta hoy mantiene.

Pero, a lo largo de esta trayectoria, pocas veces me he sorprendido y conmovido tanto como con la noticia del pasado 27 de octubre: Un ex Presidente peronista y actualmente titular del Justicialismo, Néstor Kirchner, había pasado a la eternidad. ¿Quién fue este hombre que supo despertar tantas pasiones como rencores? ¿Quién era este líder que se animó a enfrentar al “poder establecido” y plantear las bases de un nuevo modelo “nacional y popular’? ¿Quién era este hombre que convocó y enamoró a las nuevas generaciones y les dio la bienvenida a la política?

Conocí a Néstor Kirchner hace muchos años durante un viaje que realicé, con escala en Río Gallegos, para rendir homenaje a los caídos en la guerra de las Malvinas. Poco sabía del entonces referente santacruceño. A lo largo del tiempo lo traté en diversos momentos: había pertenecido a la renovación peronista, y me confesó que utilizaba un libro de mi autoría, Cinco Años Después, para defender, ante los “zurdos”, decía, al peronismo en las discusiones de su época de militancia universitaria.

Recuerdo también allá por noviembre de 2004, cuando líderes latinoamericanos asistieron a Buenos Aires para ofrecerme el cargo de Presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL), de la que era vicepresidente desde el año 1989. En esa ocasión Néstor Kirchner avaló mi candidatura con palabras de reconocimiento: “Manifiesto mi satisfacción tanto por el futuro papel del Partido Justicialista dentro de la COPPPAL como por la nominación del doctor Antonio Cafiero para presidirla.”
Fue un pionero, en ese momento supo interpretar la importancia para la Argentina y para el Partido Justicialista de fortalecer las relaciones con América Latina. Su gestión como presidente de la Argentina y como Secretario General de la Unasur demostró su capacidad de estadista y confirma que ha sido un gran latinoamericano. La relevante presencia de Jefes de Estado y líderes latinoamericanos en su sepelio demuestran que así lo recordará toda América Latina.

De mis relaciones con Néstor podría decir muchas cosas más, pero quisiera compartir con los lectores un episodio muy especial. El 10 de marzo de 2006, con motivo de la asunción al mando de la entonces Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, asistí a la ceremonia y me hospedé en el mismo hotel en que se hospedaba la comitiva argentina que encabezaba Néstor. Compartimos una reunión muy amena, llena de anécdotas del peronismo que se extendió hasta largas horas de la noche. Mientras volvía para mi habitación, advertí que alguien se me acercaba, me tomaba afectuosamente de los hombros y me decía: “Antonio, yo a usted lo quiero mucho.” Me sentí conmovido. Si había algo que desconocía del entonces presidente de los argentinos, era esta faceta cariñosa hacia mi persona.

Por encima de todos los logros, los aciertos y los errores, la impronta política que introdujo Kirchner, me hace pensar ¿Quién fue Néstor Kirchner? ¿Cuál es su legado? ¿Cómo trascenderá en la historia? Si hay algo que el compañero Néstor logró, fue el de volver a despertar la pasión por la política, no como el arte de lo posible, sino como herramienta transformadora de la sociedad basada en convicciones profundas. Hoy ratifico que el peronismo está en un proceso de “explosión”: convoca a multitudes, pero también su pensamiento y su ejemplo se disemina en la América Latina y en otras regiones más lejanas. Pero lo más relevante es su poder de convocatoria a la juventud. Durante el sepelio de Néstor Kirchner asistimos a una movilización multitudinaria de los jóvenes que volvían a ocupar el centro del escenario nacional con su propio estilo vigoroso y desafiante: “Ni un paso atrás”.

Los políticos no mueren, cierran los ojos y siguen pensando, nos recordaba Hugo Chávez.
Por todo ello, me animo a exclamar: ¡Néstor no será ni olvidado ni sustituido! ¡Sigue presente entre nosotros! Con su estilo inconfundible, con sus convicciones inclaudicables, acompañado por su compañera de la política y de toda la vida: Cristina; por quien tengo una admiración singular. Tuve el privilegio de conocerla cuando fuimos compañeros en el Senado de la Nación. Siempre ha despertado en mí un gran respeto por su enorme capacidad y la tremenda fidelidad a sus convicciones a las que nunca renuncio, no obstante las dificultades.

El legado histórico de Néstor sigue viviendo en Cristina, así como en cada uno de los argentinos que entienden a la Política como la fuerza trasformadora de la sociedad capaz de alcanzar, con Justicia Social, la Grandeza de la Nación y la Felicidad del Pueblo.

Antonio Cafiero