martes, 1 de mayo de 2012

Pedro Aznar y la política oportunista del PRO


El domingo 29 de Abril, cerca de las 20 horas, el Gobierno de la Ciudad que encabeza Macri organizó un recital de Pedro Aznar gratuito y al aire libre en Plaza Italia, para homenajear a Luis Alberto Spinetta. Ante más de 50 mil personas, abrió el show con "Tema de Pototo" de Almendra y siguió con "Cantata de Puentes Amarillos" del disco Artaud de Pescado Rabioso, "Perdonado (Niño condenado)", "Kamikaze", "Umbral" y "Los libros de la buena memoria", entre otros.

El músico presentó allí su espectáculo “Puentes Amarillos”, que en 90 minutos repasó 26 canciones de Spinetta. Lo acompañaron el pianista Andrés Beeuwsaert, Pomo Lorenzo -el baterista que acompañó al “Flaco” en las bandas Invisible y Spinetta Jade, y la cantante Roxana Amed.

Frente al escenario hubo 8 mil sillas para el público que también pudo seguir el espectáculo por dos pantallas gigantes.

Bueno, hasta acá es una breve descripción de lo que fue dicho espectáculo. Pero me puse a pensar un cacho y creí necesario poner la lupa en varios aspectos asociados al mismo evento.

  • Pedro Aznar, fue y es un asiduo concurrente a las diferentes ofertas “culturales” que realiza el PRO a partir de su amistad con Hernán Lombardi, Ministro de Cultura de la Ciudad. El bajista siempre orilló las mieles de la pseudo-élite porteña y tiene casi una devoción militante de montarse sobre eventos masivos que convocan otros. Sino, quién carajo lo iría a ver?
  • Acá, el que convocó fue el “Flaco” Spinetta, su arte, su impronta, su música, su legado; algo que realmente está alejado de este tipo de propuesta oportunista. Un músico no debería ser ariete de esta suerte de “aprovechamiento post mortem” que realiza la gente de Macri.
  • La convocatoria a través de la frase “Puentes Amarillos” de los afiches están en una misma dirección con la gráfica amarilla PRO. Cómo puede ser que un temazo (que Aznar jamás podrá hacer ni naciendo 200 veces) de Pescado Rabioso sea manoseado así?
  • La súper cobertura del Grupo Clarín no deja la más mínima duda de su avance comunicacional en tándem junto al PRO. El programa del cuasi-normal “Bebe” Contepomi, La Viola, lo transmitió en directo con un reportaje final y emotivo a Lombardi y Aznar.
  • Tal vez, mucha de la gente que participó del espectáculo esté atada a esa suerte de “liviandad cultural” que ofrecen algunos gobiernos para convocar multitudes. Terminado el concierto, la gente pudo recorrer gratuitamente la Feria del Libro. Por eso es vergonzosa la participación de Pedro Aznar, ya que opera de perfecto cómplice para fines tan poco nobles.
 
  • Por último, la tarea que realiza el “polifuncional de la nada” Hernán Lombardi. El tipo fue parte de cuanto gobierno esté en la ciudad, siempre oficialista. Pero nunca en segundo plano, sino dando la jeta y defendiendo lo que sea de manera casi “talibán”; ayer, a la década menemista, luego a De La Rua y el Grupo Sushi, y hoy a las huestes de Macri. Es indudablemente, uno de los grandes sinsentidos de la política porteña, un vivo bárbaro, un todoterreno a disposición de cualquier objetivo, y que llegado el caso, puede ser peligro.
Por eso, el domingo cuando pasé por la señal del Grupo Clarín, TN, y visualicé lo que le estaban brindando a “la gente” junto a Pedro Aznar, me vino a la memoria una fiesta por el Día de la Bandera allá por el año 2000 que se hizo en la Plaza de Mayo. En el escenario cantaban la canción “saludo a la bandera” el siempre predispuesto Aznar junto a Fabiana Cantilo (prima de Patricia Bullrich, Ministra de trabajo del gobierno de la Alianza) y junto a ellos, de pie y tomados de la mano con los brazos arriba,  De La Rúa, Chacho Álvarez, Patricia Bullrich, Hernán Lombardi y Darío Lopérfido. Casualidades, tal vez.


21 comentarios:

  1. Me temo que no entienden nada. Más allá de que Aznar tocó en la Casa Rosada durante el gobierno de Kirchner (6 de mayo de 2005), tiene buena relación con el gobierno nacional y es voluntario de las Abuelas de Plaza de Mayo, el concierto en cuestión no tuvo NADA QUE VER con la política y sí con la celebración de la obra de un músico excepcional por otro músico excepcional. Los ciudadanos agradecidos. Si solo se dedican a buscar mierda, mierda es todo lo que van a encontrar.

    ResponderEliminar
  2. Mirá, la idea no es buscar eso que vos decís muy livianamente. Lo que propone el artículo es tener una mirada distinta para un evento como el que se hizo y que mayormente es utilizado para la política de baja estofa.
    Ahora bien, no está mal plantear un agradecimiento ciudadano si a vos te reconforta. Yo creo de todas formas que como mínimo es un pensamiento ingenuo.
    Por otro lado, no me consta que Aznar tenga buena o mala relación con el gobierno nacional, me parece si, que el tipo es utilizado siempre por cultivar un perfil de cierto sector de la intelectualidad porteña. Digamos, un reincidente confeso y complacido.
    Lo que si me jode es utilizar la prosa y la música excepcional del "Flaco" con toda la carga de "liviandad cultural" que tiene el PRO.
    Por último, es la primera vez y me entero por vos que existe un voluntariado en las Abuelas de Plaza de Mayo.
    Gracias por opinar. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Yo temo, Javier, que el artículo acá comentado es lo liviano, y liviana e ingenua la visión que representa.
    Efectivamente, Aznar tocó en la Rosada, y tocó en un sinfin de oportunidades en eventos y homenajes con los que cualquier persona de ideas generalmente contrarias a las del macrismo (entre los que me encuentro) estaría de acuerdo. Esto puede abonar tu idea de que es un oportunista. En todo caso, cuidado, el Flaco (mi más admirado artista, y eso es decir mal y poco) también lo hizo: tocó en eventos montados por el PRO.
    Desde otra perspectiva, puede abonar la idea de que las cosas pueden ser malas o buenas independientemente de quién las haga, y de que no todo es blanco y negro. Macri, y lo que representa, me parece deleznable, pero un homenaje de un músico excepcional a otro músico excepcional es algo valioso, incluso si es promovido por Macri (y cualesquiera sean sus intenciones con ello).
    Evidentemente no te gusta Aznar. Muchos de los "fans" del Flaco, en cambio, lo somos también suyos, y el Flaco lo admiraba. Esto es irrelevante.
    Lo relevante es que las cosas que están bien están bien. Si en el gobierno nacional estaba Macri y era él quien decidía expropiar YPF, estaba bien igual.
    Finalmente, y lo más importante, el compromiso del arte es primero que nada consigo mismo. El Flaco abrazaba esto. Tras tu crítica se esconde el mismo absurdo criterio con el que hay gente que se pierde la majestad de Borges como escritor porque era pro-milicos, o la que desprecia a Dylan porque tocó para el Papa.
    Descalificar a un músico porque tocó en un evento organizado por quien (con razón) rechazás políticamente, no es más que corrección política berreta. Con ese mismo criterio, si fueras empleado de la municipalidad deberías renunciar; Argentina no debería integrar el Consejo de Seguridad de las potencias imperialistas; los Beatles deberían ser rechazados por ingleses; y un largo etcétera de sinsentidos.
    Pensalo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente, sensata, y sensible respuesta. En estos dias, es un placer leer unas letras con tanta cordura.

      Eliminar
  4. Hola Anónimo. En principio sería fantástico que me digas tu nombre, sería una buena manera de personalizarte en este intercambio de opiniones.
    Respeto tu postura y tus argumentos, es más, creo que coincidimos en la mayoría. Ahora bien, dejame decirte algunas cosas.
    Te cuento que a Pedro Aznar lo he visto tocar desde que arrancó en Madre Atómica (me mando sólo en cana con la edad, je!), luego en Serú, Tango, etc. Hay muchos que lo admiran y lo ponen en un pedestal de la música nacional por el sólo hecho de haber tocado y grabado en Bóston con Pat Metheny, y ese no es mi caso. Ha tenido una carrera solista muy poco prolífica y ecléctica, que no encaja en mis gustos musicales, lo que no implica desconocerlo o rechazarlo. Creo que ahí podemos disentir.
    Por otro lado, he tenido la posibilidad de conectarme con Borges, leer parte de su obra, reconocerla como la más nacional de todas y disfrutar de ella; así que no me incluyas en esa generalidad.
    Ahora, yendo al nudo de la cuestión, no creo que exista el arte etéreo, ingenuo, nimio, "buena onda", aséptico; por el contrario y es una regla a lo largo de la historia, todo arte responde a una ideología, tanto del que lo crea como del que lo difunde. Es así siempre, Anónimo.
    Por eso, el motivo de la nota es cuestionar el uso del arte sublime y su memoria(como la del Flaco Spinetta) para fines puramente marketineros, y mucho peor, cuando el cuerpo del artista ausente está todavía "tibio".
    Ésta, y sólo ésta, es la razón por la que me siguen calentando este tipo de acciones disfrazadas y de baja calidad, para un público que no se replantea jamás su forma de consumo cultural liviano o perverso.
    Bueno Anónimo, te mando un abrazo y la seguimos, si te parece. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bla bla: y los otros oportunistas demagogicos que lo hacen desde el oficialismo, que pasa, esta bien ..? Gieco, Paez y demás, muchísimo menos musicos que Pedro Aznar lo hacen, arruinando el arte, pero esta bien porque son del gobierno nacional..? Anda..!
      Pepe Moreno de La Plata

      Eliminar
    2. Es cierto, el arte y la ideología, implícita o explícitamente siempre estuvieron ligados. Hubo momentos de la historia, en el siglo XIX por ejemplo, donde la figura del artista como "genio creador" alejado del resto de la gente se configuraban con un arquetipo de artista absolutamente vinculado al ascenso social de la burguesía y al surgimiento de un público/masa indiferenciado. Ahora bien, creo que el autor te respondió con mucho respeto, vos en cambio lo ninguneas y lo tildás de K. Sería interesante que puedas rebatir su posición con mas peso y no sólo con chicanas.

      Eliminar
  5. Hola, Javier. Mi nombre es Pablo Rapetti, soy el "Anónimo" anterior. La seguimos, al menos una más.
    Voy por partes:
    1) Un músico -como otros artistas- puede definirse no sólo por su calidad en tanto compositor, sino también en tanto intérprete. Es difícil comentar esto cuando como ejemplo paradigmático yo incluiría al propio Aznar, pero hay otros "casos fáciles": la Negra Sosa, Baglietto. Valen (justamente) por cómo interpretan obras ajenas. Lo de Metheny es nimio, quien aprecia a Aznar por eso es un snob (y más valdría snobear diciendo que es importante porque tocó con Charly!). Pero esto no es importante, podemos disentir muy tranquilamente sobre gustos musicales.
    2) Yo dije que tras el tipo de crítica que hacés se esconde el criterio que lleva a perderse cosas importantes. Di como ejemplo a Borges (aunque no dije que fuera tu caso puntual) y vos te excluíste del caso. Me parece fantástico, pero ahora sos vos el que tiene que ofrecer un argumento para distinguir lo apreciable del arte de Borges -que para vos es arte de derecha, porque él era de derecha- y lo apreciable del arte del Flaco (¡¿arte de izquierda?!). Viendo esto escrito -y se ve absurdo- me surge claro que entre los grandes valores de las obras de ambos está el que las connotaciones políticas no existían o eran mínimas. Borges era de derecha, ¿un homenaje a su obra tiene entonces que tener connotaciones derechistas para no ser ultraje y bastardeo? ¿El homenaje con franjas amarillas del PRO o tal vez con banderas de los monstruos de "Memoria completa" sería el único verdaderamente "válido"? Aplaudiríamos eso y rechazaríamos un homenaje camporista y las lecturas en el PC? No lo creo.

    ResponderEliminar
  6. 3) Decís que todo arte responde a una ideología. No das algún argumento para justificar eso. Yo puedo aceptar fácilmente que muchas veces es así, pero dudo que sea una necesidad conceptual. Tengo la intuición de que cualquier argumento en ese sentido podría reconstruirse plausiblemente como la inversa: todo arte proyecta una ideología. Sería igualmente comprobable (todo y nada son lo mismo), y por eso la tesis de que no es necesariamente ni lo uno ni lo otro es la más fácil de abrazar: exige demostrar menos. Por otra parte, si aceptamos lo que decís: ¿cuál era la ideología subyacente al arte de Spinetta? ¿Cómo hacemos para criticar esta presentación de Aznar y aceptar coherentemente que el Flaco haya tocado en unos cuantos eventos culturales organizados por el PRO?
    3) Vuelvo sobre el valor del homenaje. Decís que te parece cuestionable que se use al Flaco para fines puramente marketineros. A mí me parece que el árbol te está tapando el bosque. Es perfectamente posible (y altamente probable) que marketing y PROselitismo hayan sido la motivación oficial (no creo que esas hayan sido las intenciones de Aznar, aunque vos dirás que sí). Mi punto es que eso en este caso es poco relevante: sin contar con que el fin de marketing no excluye una paralela intención (real) de hacer un homenaje, la cuestión es que, lo hayan hecho por lo que fuere, quienes admiramos la obra del Flaco (y más quienes a la vez valoramos mucho la de Aznar) podemos sentirnos perfectamente agradecidos por tener la posibilidad de asistir a un recital gratuito, al aire libre, con chances de amplia concurrencia (como efectivamente sucedió), etc., etc. Por supuesto, dados tus gustos musicales, podrás decir que no te interesa escuchar a un "mediocre" como Aznar tocando las joyas del Flaco, pero ahí la justificación sería no más que tu particular preferencia musical, y las razones políticas no te aportan nada.
    En fin, lo importante es cómo reconstruir estos hechos y cómo racionalizarlos. Si elegís quedarte en las finalidades que tenían los organizadores, creo que te perdés unas cuantas derivaciones importantes. Termino repitiendo una analogía anterior: si era Macri el que expropiaba YPF, ¿iba a estar mal? No. Muchos dicen que la administración actual va a gestionar la empresa peor que Repsol. Es posible, pero no necesario. Asumamos por mor del argumento que sí, ¿eso le quita valor al hecho de que vuelva a estar bajo control del Estado? No.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  7. Hola Pablo! Gracias por poder personalizar el debate.
    Sinceramente me parece que la cosa se va agotando y no nos vamos a poner de acuerdo. Valoro tu opinión ya que es muy sincera y tiene la virtud de ser bien intencionada.
    Ahora, no puedo entrar en ese juego de analogías que referís, como tu caracterización de izquierda o derecha. Estas categorías no las incorporé jamás a mi nota, ya que tampoco forman parte de mi concepción ideológica, como lo verás en todos los artículos de mi Blog.
    Asimismo, sigo sosteniendo que es muy relevante la "ideología" de una obra, desde su concepción, realización y difusión. Ningún artista puede llegar a conmover sin traer un bagaje de ideas construidas y apropiadas a través de su historia personal y social. Es más, es su razón de ser, ya que sino, "para quién canto yo entonces?".
    También es cierto el aprovechamiento vulgar del artista o de eventos que tocan la epidermis social, que en el caso del PRO y Macri es la muerte reciente de Spinetta.
    Pablo, te gradezco que te prendas a tirar tus opiniones, ya que enriquecen las notas y le ponen más valor al Blog. Me gustaría que sigas aportando con tu interesante mirada; ahora bien, no me pidas que llegue a creer que Macri hubiera expropiado YPF, ya que eso sería ciencia ficción o mejor aún, realismo mágico, jaja!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, che. Vamos terminando, entonces.
    Yo nomás tengo para agregar que lo de izquierdas y derechas es una forma de reconstruir tu discurso, las hayas nombrado o no. Es poco relevante, porque no hablar en esos términos no basta rebatir el argumento que las analogías representan. No las hice por juego, digamos.
    De todos modos, la "ideología" a la que le das relevancia es algo que yo no discuto para nada, porque con eso entendés simplemente el "bagaje de ideas construidas y apropiadas a través de la historia personal y social" del artista de que se trate. A mí me parece que esas cosas obviamente hacen a las obras en sí mismas, pero mal puede pensarse que necesariamente tiene que haber cuestiones políticas involucradas. Cuando el Flaco canta "Lo que se ve, se ama, se pierde", o "Por mi ventana de Al ver verás brilla un rayo al amanecer", no está diciendo nada político en un sentido interesante. El bagaje de ideas y experiencias que hay detrás de éstas y casi todas sus canciones es uno que poco tiene que ver con lo político. Nadie compone ex nihilo, pero no hay ninguna necesidad de que la materia prima a través de la cual se trabaja sea política.
    Finalmente, insisto en que quedarse con la finalidad de "aprovechamiento vulgar" para la realización del evento, te impide rescatar la forma tan seria y sentida en que tantos miles de personas se lo tomaron y lo vivieron. Y es que hay algo acá que es análogo a lo que pasa con el arte: no es todo lineal, del artista al receptor, sino que este último también le aporta a la obra, con su particular forma de apreciarla, dada por su bagaje (etc.) Acá también es importante ver qué hace la gente de este evento organizado desde la administración pública, y no sólo lo que ésta pretendía que el evento fuera.
    Lo de que podés pensar que Macri expropiara, no era obviamente mi punto. Mi punto era hipotético: si expropiara él, cómo lo tomamos? Bien, claro, porque está bien (en sí mismo) que se haya expropiado YPF.
    Eso es todo, che.
    Saludos!

    Pablo

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante los comentario de Javier y Pablo. Una tercera razón, que tuvo un espacio relativo en el debate, es el marketing. Hay algo ineludible que es el dinero. El dinero no tiene ideologías. Tal vez Aznar pensó en lo que haría con el dinero ganado en estas representaciones, sin tener el cuenta el color político. Hay apremios a tener en cuenta, de especial modo cuando la "figura" no tiene los éxito económicos esperados (no sé si es el caso de Aznar). En fin, las vueltas de la vida. Aclaro que no conozco a Aznar. Lo escucharé lo más pronto que pueda. Mis gustos se inclinan por la "clásica", pero puedo apreciar lo popular. Ahora, nada de Pat Metheny. Me parece un marquetinero. Saludos a ambos.

    ResponderEliminar
  10. Apartandome de los tintes politicos, nadie con el mínimo tacto musical puede referirse de esta forma a un artista como Aznar, que pocos recursos tiene la persona que escribio esta nota!

    ResponderEliminar
  11. Estos K no tienen verguenza, ni Aznar se salva de su soberbia !!!

    ResponderEliminar
  12. La necedad siempre es mala... cuando a la necedad se la mezcla con "ideología" - yo diría, adoctrinamiento -, se vuelve patetica.
    Cuestionar a Pedro Aznar, a esta altura de su trayectoria, me parece de una miopia y un desconocimiento supino.
    sigan así...

    ResponderEliminar
  13. Estimado Javier

    Seguramente no conoces la trayectoria de PEDRO AZNAR, cuando decis que "quien carajo lo iba a ver"

    Te comento que Pedro Aznar hace años tiene una trayectoria brillante, siendo respetado por todos sus pares y actuando junto a ellos, y a grandes artistas internacionales.

    Hace años Aznar viene llenando teatros, agregando funciónes en Capital y también en el interior del país. En Chile hace gira todos los años, llenando teatros y además hace shows en Uruguay, Brasil, Colombia, Bolivia entre otros.

    No creo que si el homenaje fuera hecho por algun otro artista sin la calidad artistica y el poder de convocatoria de Aznar convocaria a 50 mil personas.

    A no ser que estás llamando a 50 mil personas de tontos.

    Sugerencia: empezá a escuchar los mas de 10 discos grabados de Pedro Aznar y estudiá también su trayectoria.

    Despues ahí si podes INTENTAR hacer alguna critica.

    Saludos,

    Juan Carlos

    ResponderEliminar
  14. A mi tampoco me gustó que el escenario estuviera con un ploteado enorme amarillo. Claramente Macri es un enemigo de la cultura, yo creo que estando en el lugar de Aznar, hubiera hecho varias críticas a eso mismo, aprovechando la convocatoria.

    Tuve la oportunidad de estar en una protesta contra el cierre (Por parte del gobierno de Macri) de un centro cultural en la calle Bonpland , y recuerdo que Spinetta no pudo ir, pero mandó un video en apoyo contra el cierre, o sea contra la política de Macri. Pero como artista Aznar me parece bastante groso, no por con quién tocó, sino por como toca, como canta, y lo que compone. Yo estuve ahí, y bastante indignado me sentí por ese abuso del PRO, de agarrar cualquier evento y tratar de mostrar que lo hicieron ellos, cuando muchos no los hacen ellos, solo los envuelven con amarillo (Eso o retiran los fondos).No sé que habrá pensado Pedro A. de ese hecho. He ido a verlo en vivo hace años, y el teatro estaba llenísimo. No creo que necesite de estos eventos para ser visto, eso si que fue una afirmación erronea. Saludos. PD: Pienso que el arte crea lógicas de ideas (ideología), no tiene por qué abrazar una ideología fabricada por otros.

    ResponderEliminar